www.clavesdigital.com.ar

21.02

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

05.02.2019 Columnista

Las ideas se exportan, el talento se queda (y los impuestos también)

Las ideas se exportan, el talento se queda (y los impuestos también)

A partir de enero de 2019 el Gobierno reglamentó la aplicación de derechos aduaneros a la exportación de servicios (mal llamadas “retenciones”).

La prestación de servicios realizados en Argentina y con utilización en el exterior como son los envíos de software, los servicios profesionales o los propios call centers que operan en el país para el exterior ahora deben tributar un derecho del 12% al fisco, con un máximo de 4 pesos por dólar exportado.

Como punto positivo a destacar, quedan exceptuadas de este nuevo impuesto las pymes que hayan facturado en el año inmediatamente anterior un monto inferior a los US$ 600.000.

Los derechos de exportación serán abonados dentro de los primeros 15 días hábiles del mes posterior al de facturación de las operaciones respectivas, mediante la presentación de una declaración jurada. En el caso de exportadores que en el año calendario anterior hayan exportado servicios por menos de US$ 2.000.000 se les concederá un plazo de espera de 45 días corridos sin intereses.

El valor imponible surge de los comprobantes electrónicos clase “E”, emitidos por las operaciones de exportación de servicios. Los contribuyentes deberán ingresar al servicio “Sistema de Cuentas Tributarias” en la página web de la AFIP y elegir la opción “Conformación de Derechos de Exportación”, con una clave fiscal Nivel de Seguridad 2 como mínimo. Allí visualizarán la declaración jurada anteriormente nombrada.

Una de las complicaciones de la presente ley es la valuación de los servicios exportados. Para los bienes tangibles la Aduana utiliza precios de referencia muy claros y si un exportador declara un precio mucho más bajo se puede presumir que está subfacturando. Sin embargo resulta mucho más complejo determinar el valor de los servicios.

¿Cómo saber de manera fehaciente el valor de una hora de servicio de call center o de los honorarios de un abogado que asesoró a una empresa del exterior?
En relación a los servicios en cuestión, se espera que se logren avances sustanciales en la aprobación de la Ley de la Economía del Conocimiento presentada por el Presidente Mauricio Macri a fines del año pasado.

Dicha ley abarca a sectores como el software, los servicios de producción audiovisual, la biotecnología y demás. Esta prevé la concesión de ciertos beneficios para las empresas como son una disminución en el impuesto a las ganancias, exención de retenciones y percepciones de IVA, deducción de contribuciones patronales, entre otros.

Lo que resulta llamativo es una clara controversia entre impulsar la industria del conocimiento que se encuentra en pleno auge en nuestro país y al mismo tiempo gravar sus exportaciones.

Sólo puede entenderse esto por las urgencias en materia económica por las que está atravesando la actual administración, ya que mediante esta nueva reglamentación se espera recaudar una cifra cercana a los 700 millones de dólares, monto que sin duda será de ayuda para alcanzar el “déficit cero” tan anhelado.

El portal de negocios más leído!