www.clavesdigital.com.ar

17.10

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

27.05.2019 Columnista

Ley de economía del conocimiento, en busca del crecimiento.

Ley de economía del conocimiento, en busca del crecimiento.

El pasado miércoles 22 de mayo el Senado dejó por un momento de lado la grieta y aprobó de forma unánime el nuevo régimen de promoción de la economía del conocimiento. 

La normativa busca aliviar la carga tributaria y brindar incentivos a un sector que ha venido creciendo a pasos firmes en nuestro país durante los últimos años.

La llamada economía del conocimiento está compuesta por actividades como el software y los servicios informáticos, la producción audiovisual, la impresión 3D, la biotecnología, los servicios geológicos, la nanotecnología, la industria aeroespacial y satelital, entre otras.

Actualmente es el sector más dinámico de nuestra economía, con exportaciones por encima de los U$S 6000 millones, 11000 empresas involucradas y 215000 puestos de trabajo. 

Con esta ley se espera que las empresas tengan un marco tributario que les permita competir globalmente, duplicando el empleo en el sector y multiplicando el volumen exportado.

Aquellas organizaciones que quieran ser beneficiarias del régimen deberán acreditar que el 70% de su facturación total proviene de alguna de las actividades promovidas.

Adicionalmente, deberán cumplir con al menos 2 de los siguientes 3 puntos: 

- Acreditar la realización de mejoras continuas en la calidad de sus servicios, productos y procesos mediante una norma de calidad reconocida.

- Invertir en investigación y desarrollo por un valor equivalente al 3% o más de la facturación, y/o en capacitación de los empleados en un mínimo del 8% de la masa salarial total.

- Exportar bienes y servicios por un monto equivalente al 13% o más de la facturación total.

Aquellas empresas que puedan acreditar lo mencionado anteriormente, gozarán de los siguientes beneficios:

Estabilidad fiscal. Las empresas beneficiarias no verán aumentada su carga tributaria mientras dure el régimen.

Menos costo laboral. Adelanto del Mínimo no Imponible que la reforma tributaria prevé para el 2022, y bono de crédito fiscal transferible equivalente a 1.6 veces las contribuciones que debieran abonarse sobre ese mínimo no imponible. Se puede usar para cancelar tanto IVA como Ganancias.

Menos impuesto a las ganancias. Alícuota reducida del 15%.
Alivio fiscal. Posibilidad de tomar a cuenta del pago de impuesto a las ganancias la retención del impuesto a la renta retenido en el exterior, evitando la doble imposición de impuestos.

Es importante destacar que las empresas con una antigüedad menor a 3 años que se encuentren categorizadas como MICRO en el Registro Pyme solo deberán cumplir el requisito de que la actividad promovida represente el 70% de su facturación total.

Esta ley tiene como antecedente el régimen de promoción de la industria del software, la cual vence a fines de 2019. La ley de EDC viene por lo tanto a reemplazarlo, aunque con un mayor alcance sectorial.

Si tenemos en cuenta que en el 2000 la industria del software era poco relevante y hoy pelea en los primeros puestos de generación de empleos e ingresos de divisas, es preciso decir que el panorama para la economía del conocimiento es más que prometedor.

En base a los requisitos del régimen desarrollados más arriba, se percibe que no se trata de una política simple de beneficios fiscales sino más bien de crecimiento, que busca generar más empleo, más exportaciones y mayor valor agregado a lo que producimos los argentinos. 
Ahora “la pelota” la tienen los emprendedores, quienes deberán tomar riesgos y apostar a largo plazo.

El portal de negocios más leído!