www.clavesdigital.com.ar

17.10

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

19.09.2019 Columnista

Desempeño laboral. El Efecto Pigmalión y su influencia en el trabajo.

Desempeño laboral. El Efecto Pigmalión y su influencia en el trabajo.

¿Cuánto podemos influenciar positivamente en las acciones de nuestros empleados? ¿Un mejor desempeño laboral puede asociarse a las expectativas que nosotros tengamos de nuestro personal? ¿Hasta qué punto determina el futuro de un empleado la visión que tenemos de él?

Los seres humanos estamos expuestos constantemente a una gran cantidad de opiniones, expectativas y creencias provenientes tanto de las personas que nos rodean como de nosotros mismos. Las expectativas son un importante motor del comportamiento humano y, como tal, marcan la dirección y los caminos que seguimos en muchas facetas de nuestra vida. Su aplicación al ámbito empresarial estudia el papel de las propias expectativas, efecto, impacto y magnitud que pueden tener las creencias sostenidas por terceros en el rendimiento y logros. En el mismo orden podemos hablar de la “profecía autocumplida por la cual una expectativa, falsa en origen, puede llegar a convertirse en realidad. Distinguiendo entre el rol de las expectativas sostenidas por terceros (efecto Pigmalión) y las propias expectativas (efecto Galatea)” Castillo Echevarría; 2014.

En el mundo laboral el efecto Pigmalión demuestra que la imagen que tiene un empleador de sus colaboradores y cómo los trata, es percibida por ellos teniendo consecuencias en su motivación laboral y rendimiento. Esto es, los directivos tienen una imagen formada de sus trabajadores, y los tratan según ella. Si el jefe cree que cuenta con un buen trabajador y confía en sus capacidades, es probable que este último termine actuando de manera que cumpla con sus expectativas. Por el contrario, si no confía en él y tiene bajas expectativas sobre su rendimiento, puede que su comportamiento cambie y finalmente, su desempeño se vuelva peor, cometa errores, pierda su confianza y obtenga resultados negativos. ¿Por qué sucede esto? Aparentemente funciona en estos casos una lógica en la cual cuando constantemente se cuestionan las capacidades del personal y se percibe falta de confianza, se genera desmotivación y pérdida de autoestima, lo que es probable se traduzca en un peor rendimiento en el trabajo.

Teniendo en cuenta esto, es importante considerar algunas de las siguientes premisas:  
• Transmitir buenas expectativas sobre todos los trabajadores y facilitar el desarrollo de su potencial. Ofrecer las mismas oportunidades a todos los empleados para que puedan superarse.
• Delegar tareas desafiantes y comprobar su éxito.
• Utilizar siempre un lenguaje positivo. Por ejemplo: “Estoy seguro de que lo harás bien” a cambio de “ya veremos si puedes hacerlo”.
• Reconocer el trabajo bien hecho. Poner atención en seguir mejorando las competencias del personal. Elogiar el trabajo bien hecho. 
• No es recomendable etiquetar a nadie como “mal trabajador”, “poco preparado”, “vago”. Las etiquetas no nos ayudan a superarnos.

En efecto, la perspectiva de un suceso tiende a facilitar su cumplimiento. Las profecías tienden a realizarse cuando hay un fuerte deseo que las impulsa. Del mismo modo que el miedo tiende a provocar que se produzca lo que se teme, la confianza en uno mismo, aunque sea contagiada por un tercero, puede darnos alas.
¡Todo empieza por estar convencido de que eres capaz de hacerlo!

Esp. Lic. Roberto Mandelli
Consultor en Gap Asesores
Docente UNVM - UTN

El portal de negocios más leído!