www.clavesdigital.com.ar

04.08

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

15.05.2020 Columnista

El poder de los espejos.

El poder de los espejos.

Gestionar el Desempeño: ¿Cómo, Dónde, Cuándo?

Permanecer en el mercado y desarrollarse es una tarea compleja. Brindar servicios y productos con eficiencia, que satisfagan al cliente, deleitar a los clientes, cumplir sus requerimientos, exceder sus expectativas, todo esto es una tarea que debe contar con estrategias que permitan diferenciarse y trabajar con uno de los pilares más importantes de la organización: Las Personas. Es allí donde la Gestión del Desempeño juega un papel preponderante. Este proceso, no es solamente el mecanismo para evaluar al personal y decidir quien continúa en la organización, o quien merece una recompensa económica. Gestionar el Desempeño es el medio para que día a día los directivos y su equipo desarrollen y monitoreen el cambio en actitudes y comportamientos en pos del logro de la estrategia corporativa.
No solo implica evaluar, si no también ayudar a los miembros de la organización a superar los obstáculos que les impiden desplegar todo su potencial. Este sistema de gestión debe comprender y contribuir al crecimiento de las personas, colaborar a que éstas alcancen más y mejores niveles de asertividad y excelencia en su desempeño laboral.

¡Saquen una hoja! 
Al terminar el secundario o la universidad muchos creyeron que nunca más tendrían que escuchar esas tediosas palabras o pasar por aquel proceso tenso que implica el “sentirse evaluado”. Sin embargo, volvieron a experimentar aquella sensación en el ámbito del trabajo y pudieron asociar la frase con el proceso de evaluación de desempeño. Pero, para el aliento de muchos, ha terminado la época de la Evaluación del Desempeño, esa donde se realizaba el acto administrativo de aplicar un formato establecido para dictaminar en forma global lo que el empleado ha logrado y cómo lo ha logrado. Donde el trabajador muchas veces no sabe qué se evalúa, ni para qué, o donde el jefe no tiene bien claro qué es lo que está evaluando.

Ha iniciado la época de la Gestión del Desempeño, una herramienta con objetivos diferentes a la anterior, no centrada en un momento (Evaluación de Desempeño), sino en un ciclo completo y continuo (Gestión de Desempeño).

¿CÓMO empezamos?: El ciclo comienza con la definición de los objetivos y responsabilidades de cada uno de los miembros de la organización, junto a un plan de acciones, capacitaciones, procedimientos y demás mecanismos ideados para alcanzar los objetivos.

¿DÓNDE lo aplicamos?: La gestión del Desempeño  implica realizar el proceso en todos los niveles de la organización desde los niveles directivos a los niveles operativos. 

¿CUÁNDO lo implementamos?: Los momentos son vitales en este ciclo, realizar el seguimiento de las acciones, monitoreando el avance hacia el logro de los objetivos es fundamental para detectar posibles acciones de refuerzo o cambio de estrategia.

Finalmente se realizará la Evaluación, donde podremos responder ¿qué fue efectivamente lo que se ha logrado? y ¿cómo ha sido el camino para alcanzarlo? Esta instancia es una de las etapas más enriquecedoras del proceso, porque comprende una reflexión del proceso de planificación, un autodiagnóstico, la escucha de los puntos de vista de los demás, las críticas, la definición de necesidades y cursos de acción para seguir mejorando orientados a la estrategia de la organización.

Como puede verse, nos referimos a un proceso de desarrollo personal que se alinea a los objetivos de la organización, con un fuerte acompañamiento y compromiso de los líderes.

Beneficios: 
• Alinear comportamientos de los empleados con la estrategia de la empresa. 
• Enfocar a los empleados en los Resultados y Competencias que “de verdad” generan valor a la organización.
• Generar un espacio de crecimiento personal entre directivos y colaboradores.
• Establecer objetivos retadores para las personas que contribuyan a su crecimiento.
• Contar con parámetros certeros para reconocer el logro por los resultados alcanzados.

En definitiva… la Gestión del Desempeño es una herramienta que utiliza el autoconocimiento y la mirada crítica de otros, como un espejo donde podemos visualizarnos completos, reconocer nuestras virtudes y plantear juntos (colaboradores y líderes) estrategias para el desarrollo personal de competencias que mejoren el desempeño laboral.


Esp. Lic. Roberto Mandelli
Docente UNVM – UTN. 
Consultor Gap Asesores. 

El portal de negocios más leído!