www.clavesdigital.com.ar

26.01

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

08.01.2021 Columnista

Un pleno a la obra pública

Un pleno a la obra pública

El oficialismo local le jugó un pleno a la obra pública pensando en la supervivencia en el poder post 2023. Tal vez tendría otras alternativas de gestión, que permite un trato más directo entre vecinos y funcionarios, pero ninguna sería tan efectiva como mostrar obras en el centro, en los barrios y ahora en la periferia a partir de la construcción de la circunvalación.

 Cuando Martín Gill llegó a la intendencia en 2015 se dijo que “los ladrillos” serían siendo importantes en la gestión, aunque el foco en la nueva etapa estaría puesto en la educación y en el desarrollo humano. Hoy, a la luz de los acontecimientos, con un oficialismo que intenta levantar la imagen pública luego de un año muy complicado, “los ladrillos” vuelven a ocupar el primer lugar en el orden de prioridades. “Si mostramos obras, en 3 años la gente se olvida de la licencia de Gill y ganamos las elecciones otra vez”, le confió un importante dirigente del peronismo local a otro, y a su vez este a Claves Digital en off de record. “La apuesta es la obra pública”, sentenció.

  El análisis, propio del mundo de la política, que a veces entiende el contexto y a veces se deja llevar por ideas alejadas de la realidad, tiene sus pros y sus contras. Hay cierto grado de subestimación del electorado en ese concepto, pues se piensa en reacciones estímulos-respuestas propias de la aguja hipodérmica. No funciona así la matriz de construcción del voto en estos tiempos. Nadie vota por una obra pública, sí puede ayudar para un análisis general, pero no es definitivo ni concluyente. 

  Pero esta frase sí tiene un aspecto positivo, que es el objetivo está trazado. El norte es la obra pública.

 Es la apuesta del peronismo para intentar retener la intendencia. Con Martín Gill en la Secretaría de Obras Públicas, con más de 600 millones de pesos que llegarán de Nación solo en 2021 para obras en la ciudad, no quedan más alternativas que explorar ese camino para mostrar gestión, que hoy escasea en el Palacio Municipal. La agenda Covid vuelve a instalarse en función del aumento de casos, y obligará a las autoridades a enfocarse otra vez en la problemática. No obstante, ya desandar el camino de la obra pública permite tener un horizonte más claro para la post pandemia.

  Las declaraciones del presidente del Concejo Deliberante, Carlos De Falco, segunda autoridad de la ciudad, demuestra la preocupación por el futuro de la permanencia en el poder del peronismo local. “Como proyecto tenemos que procurar salir de esta situación, en donde un poco la oposición nos ha puesto. Hay que redoblar los esfuerzos, tratar de ser lo más transparentes posibles, más que nunca estar de cara a la sociedad y hacerles ver que hay un proyecto que puede continuar trabajando”, le dijo días atrás a Radio Villa María.

  Y admitió que “la oposición nos puso en un lugar incómodo”.

  “Nuestro bloque se escindió y de ser mayoría simple, que da la posibilidad de aprobar muchas ordenanzas, pasamos a no tener mayoría. Es decir, perdimos la gobernabilidad como dice uno de los aspectos más importantes de la Carta Orgánica Municipal. Y la oposición, que tiene miembros de fuste, ha usufructuado -en el sentido político- esta situación y nos ha marcado cosas. Ha insistido con ciertos temas y ha tenido repercusión. Hay que tener autocrítica para tomar la delantera”. 

  De Falco aseguró además que “hay que redoblar los esfuerzos, tener presencia, la gente nos tiene que ver, hay que escuchar y aceptar las críticas y construir nuestra propia línea argumental de cómo llevamos adelante este proyecto”. Y concluyó: “En política es difícil sostener un proyecto por más bueno que sea. Las obras hechas, ya se hicieron. Ya son de propiedad de los ciudadanos. De manera constante hay que reinventarse”. 

El portal de negocios más leído!