www.clavesdigital.com.ar

12.12

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

Septiembre Empresa del mes

Crecer sobre bases sólidas

Crecer sobre bases sólidas

PREFABRICADOS DE HORMIGÓN VILLA NUEVA es una empresa con tres décadas de trayectoria dedicados a ofrecer una amplia gama de productos tanto para el campo como para la ciudad, con altos estándares de calidad y servicio.

Prefabricados de Hormigón Villa Nueva, es líder en el mercado. Hace 30 años que están trabajando en la construcción de prefabricado de hormigón. Es una pyme familiar que inició el matrimonio de Marcelo Stehli y Silvia Crocco y que hoy forman parte activa también sus hijos Pablo y Matías. Carolina completa la familia, quien todavía no se incorporó a la empresa (estudia medicina) pero reconoce un alto sentido de pertenencia a ella. Junto a ellos, 20 empleados llevan adelante la tarea diaria.

Crecieron de la mano del campo, ya que el rubro de servicios e insumos para el agro fue uno de los que más se ha desarrollado en los últimos años. Y ellos justamente nacen como fabricantes de premoldeados para asistir al sector rural. Ofrecen productos innovadores porque siempre se fueron actualizando.

Es una empresa que fue creciendo ofreciendo distintos productos al mercado. Comederos para animales, viviendas para puestos rurales, placas para aguadas y premoldeados para cercos y tapiales, entre otros.

Con los años estos productos originales se fueron perfeccionando y se amplió la oferta. Hoy no sólo se fabrican instalaciones para campos y galpones, sino también viviendas que han sido mejoradas y tienen un uso urbano.

Siempre apostando a crecer comenzaron a aplicar tecnología a los procesos de producción. En los últimos años se iniciaron con la fabricación de materiales premoldeados a utilizar en obras de infraestructura como ser caminos, alcantarillados, desagües, canales, etc. Por ejemplo, tubos de alcantarilla que se usan para el cruce de calles y de rutas, entradas de campo y conducciones de agua. 

Han incorporado un elemento nuevo que es la alcantarilla rectangular o galería de hormigón. Estos premoldeados rectangulares se usan para grandes pasos de agua y canalizar así volúmenes mayores.
Cubren un amplio radio con su clientela. Sus productos se venden en siete provincias del país: Córdoba, San Luis, Catamarca, Entre Ríos, Santa Fe, Buenos Aires y Corrientes. En un principio fue el boca a boca su mejor promotor, pero tuvieron una gran apertura de mercado cuando comenzaron a participar en ferias y tener presencia en redes sociales y diferentes medios nacionales.

Una estructura sólida

La empresa funciona con una estructura totalmente definida y con las áreas bien determinadas. Administración, producción logística, comercialización y venta. En esta última hay un personal específico que visita empresas.

Marcelo es el director general de la firma y Silvia responsable de la administración. Forman una dupla coordinada en donde cada uno tiene la libertad de operar. Con la incorporación de los hijos a la empresa, se abrió un abanico de posibilidades. Pablo y Matías llegaron a la firma para continuar con la tarea, además de aportar novedades e iniciativas que le dieran crecimiento. Pablo es Ingeniero Civil y Matías Ingeniero Mecánico.

Un proyecto de familia 

Marcelo es oriundo de Santa Fe, estudió ingeniería y cuando conoció a Silvia decidió radicarse aquí, justamente en Villa Nueva, en donde instaló su empresa y comenzó con la actividad que conocía porque era un legado de sus padres. “Con lo primero que empezamos fue lo que sabía por la empresa de mi padre. Pero de a poco fuimos incorporando otras líneas de acuerdo a las necesidades que encontramos en el mercado”.

Cuenta que cuando comenzó en aquellos años, el ex intendente de Villa Nueva Carlos Zanotti,  había lanzado una campaña de crecimiento industrial para la ciudad. Por la misma vendía a muy bajo costo terrenos a la vera del ex ferrocarril para que se instalaran empresas y formar allí un área industrial y comercial.

Con herramientas que le prestó su padre, que estaba en el rubro, arrancaron con un emprendimiento de premoldeado de hormigón.

Comenzó su producción en una ubicación privilegiada que lo ayudó a vender. Están en la avenida Carranza en Villa Nueva. “Los primeros años vendimos mucho con el boca a boca, luego nos ayudaron las ferias y la difusión en los medios locales y provinciales que nos abrieron las puertas de los mercados de otras provincias”.

La incorporación de la segunda generación viene de la mano de una transformación general. Comenzaron a aplicar más tecnología e instalaron una planta nueva más tecnificada. Matías ingresó a la empresa y quedó como responsable de la puesta en funcionamiento. Con esta planta se hace una línea nueva de productos: alcantarillas rectangulares y las alcantarillas circulares que ya se venían realizando. 

“Esta planta demandó dos etapas de ejecución. La primera parte fue la construcción y puesta en marcha para fabricar caños de hormigón, a esa la desarrollamos junto con Pablo. Cuando ingresó Matías se puso en funcionamiento una inversión que previamente se venía haciendo para ampliarla y complementarla con el fin de sumar la fabricación de galerías o alcantarillas rectangulares. Esta inversión demandó la importación de matricería desde Brasil y la incorporación de nuevas tecnologías a la empresa. Matías llegó en la etapa de la implementación y se notó su influencia en la aplicación de las nuevas tecnologías. Adicionalmente, con su ingreso, se potenciaron mejoras que se tenían pensadas pero no se aplicaban, en cada uno de los procesos productivos de las dos plantas, teniendo en carpeta varios proyectos a realizar”, dice Marcelo.

Son una de las tantas empresas pymes que se desarrollan en familia, con todo lo que ello implica. Para ellos la incorporación de los hijos fue un beneficio. “Me encanta trabajar con mi familia y creo que hemos tenido la virtud o inteligencia de poder armonizar el trabajo. Especificar claramente la tarea que le corresponde a cada uno. Hacemos reuniones a diario para coordinar y compartir puntos de vista. Pero de ahí en más, tenemos la libertad absoluta para que cada uno en lo suyo, pueda llevar adelante las actividades diarias. Incorporar a los hijos fue un desafío, porque hay un choque de generaciones y hasta te diría cultural, muy importante. El solo hecho de que mi generación no sea de nativos tecnológicos y ellos sí, ya te marca una brecha importante en el manejo de la tecnología. Pero aprendemos siempre. 

Creo que la participación en las instituciones me ayudó a entender lo que es el recambio generacional. Lo básico es delimitar las acciones individuales, las decisiones que pueda tomar cada uno por su cuenta y las que no. Para ello es fundamental el diálogo en la empresa”, analiza.

La industria del prefabricado de hormigón, indica, no tiene techo, ya que sus productos tienen innumerables usos. La facilidad que le da al cliente comprar artículos prearmados es lo que hace que estos productos se impongan cada vez más en el mercado.

Para el futuro ya están trabajando en otros proyectos, uno de ellos tiene que ver con el desarrollo de viviendas urbanas. “Antes instalábamos lo que eran puestos rurales, casillas para que vivieran los que trabajaban en el campo, un lugar muy básico. Todo fue evolucionando, llegó la luz eléctrica y la televisión al campo, entonces tuvimos que adaptar nuestras casas y entregarlas con diferentes niveles de terminación. Instalación de baños, cerámicos, aislaciones térmicas. Así se conformó una estructura que perfectamente se puede ofrecer en el mercado urbano”, dice.

Desarrollan hoy el servicio llave en mano, entregando viviendas sólidas hechas de hormigón. El material es muy resistente y con un valor 30 por ciento inferior a las construidas con ladrillos.
Aseguran que las viviendas son muy demandadas en el mercado. Uno de los proyectos para el próximo año es desarrollar más este servicio y ampliarlo a la zona urbana. Además están trabajando en tecnificar la primera planta.

Un paso por las instituciones

Marcelo Stehli es el actual presidente de Fedecom, una entidad provincial que nuclea a todos los comerciantes de Córdoba. “Fue un camino transitado que surge en Villa Nueva. Allá por la crisis del 2001 a varios comerciantes de la ciudad nos unió el espanto, creo, y decidimos agruparnos y conformar una entidad que no existía. Que nos nucleara para poder analizar la situación y la problemática. Surge así el Centro Comercial de Villa Nueva. Como entidad estaba muy buena para la ciudad, pero había que nutrirla de información y de servicios, por lo que recurrimos a entidades superiores como UIC y Fedecom. Yo particularmente, comencé a participar de las reuniones con esta entidad de comerciantes y me fui involucrando en la problemática gremial empresaria de la ciudad y la provincia. A través del trabajo y el esfuerzo recibí el reconocimiento de mis pares que me honraron luego, con el nombramiento.

Creo que sin el acompañamiento de mi familia hubiera sido imposible ocupar este espacio. Porque tienen que cubrirme los días que no estoy en la fábrica por estar dedicado a la actividad institucional”, finaliza.

El portal de negocios más leído!