www.clavesdigital.com.ar

26.06

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

Mayo Empresa del mes

Enfocados en la calidad

Enfocados en la calidad

“Abrahan, Vivas & Asociados”, es un estudio jurídico compuesto por la interacción de profesionales y personal capacitado en diversas áreas jurídicas y administrativas con el objetivo de ofrecer un servicio moderno, eficiente y de calidad. 

Emanuel A. Abrahan y Carlomagno Vivas Peralta, son dos jóvenes profesionales de la abogacía que comenzaron a transitar su profesión de forma temprana. Emanuel comenzó a trabajar en Tribunales allá por el año 2002 y luego se incorporó como asociado en un estudio jurídico local. Carlomagno comenzó en el año 1996 en un estudio jurídico como secretario, y posteriormente ingresa como asociado a otra firma, hasta el año 2012 en que junto a Emanuel se asociaron e iniciaron un camino juntos. Siempre con premisas claras: crecer, desarrollarse y ofrecer un servicio diferenciador. Para llevarlo a cabo, iniciaron una tarea de transformación, de pensar lo que querían y como lograrlo.

Con el objetivo de diferenciar sus servicios legales, iniciaron un proceso de transformación y mejora continua, lo que tenía como finalidad lograr la certificación de normas de calidad. La meta sería alcanzada convirtiendo a la firma “Abrahan, Vivas & Asociados” en el único estudio jurídico de la Provincia de Córdoba y uno de los tres del país, con normas de calidad ISO 9001/2015, vigente y certificadas por IRAM a nivel nacional, y por IQNet en la órbita internacional.

A su entender, el contexto demanda cada vez de mayor innovación y mejor calidad en los servicios. Con esa necesidad, la evolución de los requerimientos empresariales y el uso de la tecnología, los sistemas de gestión de calidad se han vuelto cada vez más necesarios, sofisticados y eficaces en la búsqueda de un fin anhelado por cualquier organización: la mejora continua.

Convencidos de los cambios de paradigma, estos profesionales sintieron que debían aportar algo nuevo a la forma de ejercer la profesión, y fue así como en el año 2018 contrataron a una empresa local especializada en Gestión de Calidad. Los aspectos principales de la transformación en el estudio jurídico estuvieron centrados en atención al cliente y diferentes procesos de trabajo.

Un largo camino 
Comenzaron con la transformación de la estructura, incorporando recursos materiales y humanos. Posteriormente se sometieron a varias auditorias que verificaron su funcionamiento interno y el cumplimiento de procedimientos de trabajo dentro del estudio jurídico.

El análisis del contexto externo arrojó como resultado, que los clientes de servicios legales requieren claridad en dos cuestiones importantes: monto de honorarios profesionales e información respecto del avance y estado de sus causas. El dato obtenido no fue menor, y propició a los miembros del estudio a enfocarse en que cada cliente tenga un conocimiento claro de qué costo va a tener al iniciar gestión legal, y que además, contratado el servicio, tengan información periódica del estado y avance de su trámite.

Según indicaron, el funcionamiento de la justicia -por la excesiva litigiosidad- se encuentra sobrepasado, pese al notable esfuerzo de sus integrantes. Se han mejorado elementos tecnológicos, pero esto es insuficiente para la realidad actual.

Ellos decidieron cambiar, ir en otra línea. Ofrecer un servicio diferenciado. Durante un año trabajaron en cambios estructurales y de sistemas para poder resguardar la información de los casos.

“Fuimos haciendo pequeñas modificaciones. Un sistema propio informático para trabajar procesos judiciales. Nos centramos en un paradigma diferente. Siempre tratamos de ir por más, de apostar por lo nuevo” indicó, Emanuel.

Se incorporaron procedimientos en el área de secretaría y en atención al cliente. Luego  desarrollaron dos cuestiones importantes: procesos extrajudiciales, en donde hacen mayor hincapié, ya que aseguran que resolver en esta instancia permite manejar los tiempos y los costos.  Y por otra parte los procesos judiciales, aportando plazos de gestión para cada etapa y la información continua al cliente.

Se certificó gestión de calidad en atención al cliente, en servicios extrajudiciales y judiciales en el área civil, comercial, laboral y tributario. Se desarrollaron estas áreas, teniendo en cuenta que el objetivo del estudio es ofrecer un servicio eficaz y conciliador. Son conocedores que el tiempo es valioso, y por ello centraron sus esfuerzos en que el cliente obtenga lo que requiere de la manera más ágil y eficaz posible.

Una estructura diferente 
Plantearon una estructura en donde ellos dos son socios fundadores, acompañados por tres profesionales más asociados: la abogada y escribana Brenda Cifre, el abogado y mediador Nicolás Bolatti, y un asociado consultor radicado en la ciudad de Córdoba, el Abogado y Escribano Federico Miguel.  Asimismo, cuentan con la asistencia administrativa de la Lic. Florencia Luque.  

“La estructura asociativa implica una mejor interacción individual o en conjunto. Esto posibilita el trabajo en común de los casos. No solo actúa en el caso la persona que lo recibe, sino que se designan responsables en el seguimiento del mismo. La gestión que se ofrece es la de “un equipo de trabajo”, pudiendo, según las necesidades que surjan, cualquiera de los miembros acceder a la información de la causa y tramitar la misma. Tenemos una forma de trabajo diferenciadora y asociativa.

“Quien contrata a uno de nosotros nos contrata a todos. Y todos, de alguna manera, somos responsables, pudiendo cualquier miembro verificar el seguimiento del caso a través del sistema”, dijo Carlomagno. 

Esta dinámica permite tener un panorama completo y diferenciador de la tarea. Por los procesos implementados ellos pueden saber cuánta gente entra al estudio, que consultan, y que tiempo implicó la prestación del servicio. Con la información pueden detectar cuestiones en las que se debe mejorar. También se realizan consultas de satisfacción del cliente.
Están convencidos que con las normas de calidad, los procedimientos de atención y trabajo se mejoran y optimizan. 

Los motivaron los cambios vertiginosos de los últimos años. “Hoy el cliente con el uso del celular por ejemplo, puede acceder a cualquier producto o servicio. Las empresas van mutando permanentemente y exigen rapidez en la prestación de las tareas. Para lograr esto tenemos que trabajar con un procedimiento que mantenga los tiempos vigentes. Porque si no, en la vorágine del trabajo empezamos a estar fuera de tiempo, y eso queremos cambiar. Brindar una prestación de servicios competitiva. Rápida. Eficiente.”

Brindar algo nuevo que pueda acortar los tiempos. Trabajamos con los conflictos de las personas y hay que tratar que se resuelvan lo más rápido posible. La innovación es necesaria en cualquier ámbito, y es requerida al empresario que vende o elabora un producto, y también a nosotros que prestamos un servicio legal. Hoy las empresas están internacionalizando servicios y hay que estar a la altura de las circunstancias y de los tiempos”, puntualizaron. Crecer no es una posibilidad, es una decisión.

El portal de negocios más leído!