www.clavesdigital.com.ar

22.07

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

Julio Empresa del mes

Produciendo sabores

Produciendo sabores

AVARO HNOS SRL es una empresa netamente local dedicada a la producción y comercialización de distintos tipos de productos alimenticios, apostando a la calidad y el servicio.

En 1982, hace casi 40 años, los hermanos Osvaldo y Arnaldo Avaro se asociaron para iniciar su propia empresa dedicada a la producción de alimentos, así nació Ital Café.

En su planta de barrio Las Playas elaboran y comercializan -directamente bajo su marca ITAL- yerba compuesta, una amplia línea de especias, postres en polvo, gelatina, flanes, cacao, azúcar impalpable, fécula de maíz, extracto de vainilla, etc.

Trabajan con materias primas nacionales e importadas. Se autodefinen como una empresa familiar, que compite en una franja de mercado importante y que ofrecen calidad en sus productos, atención personalizada a sus clientes, rápida entrega y constancia a lo largo del tiempo. La entrega de la mercadería se hace de una semana a otra y esto es posible porque tienen un servicio de logística propia. “Somos una empresa previsible. Visitamos a los clientes mensualmente, en forma ininterrumpida desde hace más de 20 años. Sacando la coyuntura y la devaluación del dólar, hacemos un gran esfuerzo por mantener los precios y condiciones de venta. Esto, sumado al sistema de entrega en destino, hace que nos sigan eligiendo a través de los años”, dice Diego Avaro.

Desde que fue fundada no pararon de crecer y sus productos se encuentran presentes en una gran parte del país: hasta la fecha comercializan sus productos en 16 provincias. Su cartera de clientes abarca tanto grandes mayoristas como comercios minoristas. Para este año concretarán una gran inversión en el Parque Industrial, en donde montarán una planta nueva que ya la están habilitando parcialmente.

A partir del próximo año prevén funcionar en su totalidad allí. El nuevo edificio será más amplio, cómodo y permitirá un mejor funcionamiento de la producción. “Se optimizarán las zonas de carga y descarga. También nos posibilitará disponer de un mejor lay out, lo que va a permitir acelerar y mejorar los procesos de manufactura”, indica Alejandra.

En la planta hoy trabaja y la dirige la segunda generación de la familia. Alejandra y Diego están al frente del negocio. Alejandra es la responsable de la administración y Diego se encarga de compras y comercialización. “Nunca dejamos de ser una empresa familiar, por lo que la división de tareas es implícita. Siempre participamos ambos en las tomas de decisiones y trabajamos en conjunto”, indica Diego.

Están acompañados a diario por alrededor de 50 personas que, de manera directa o indirecta, cumplen sus funciones dentro y fuera de la empresa.

Paso a paso
En un pequeño local en la calle San Luis, Osvaldo y Arnaldo empezaron a trabajar en el rubro del café. Con anterioridad, ambos se desempeñaban en una firma del mismo producto en Córdoba. Al irse, compraron maquinaria y se lanzaron solos. Comenzaron con la elaboración de cafés tostado y torrado, que en aquel entonces lo vendían en paquetes y también en latas de 5 kilogramos. Compraban el café crudo, en la planta se tostaba o torraba, se molía, se envasaba y luego ellos mismos lo vendían.

Luego fueron anexando otros productos. Siempre apostando a crecer, a desarrollarse y confiando en su propia intuición y experiencia. “En los comienzos, viajábamos al norte con mi hermano para traer especias de allá y comercializarlas directamente nosotros. Recuerdo que comprábamos pimentón, comino y ají. Si bien ya éramos distribuidores de otra empresa, siempre quisimos desarrollar una marca y fabricar nosotros”, indicó Arnaldo.

Siempre inquietos, buscando crecer. Lo que hacían era fraccionar café y especias, pero la finalidad era ampliar aún más la oferta. Con el tiempo, fueron invirtiendo en maquinaria y agregando productos (polvos para preparar postres, cacao, azúcar impalpable, yerba compuesta Hierbital, etcétera).

Es una empresa familiar que siempre mantuvo ese espíritu, por lo que la familia está en la planta y han sido parte de cada uno de los procesos que vivieron. Los primeros años fueron duros porque los hermanos eran los que trabajaban, elaboraban las fórmulas, producían, envasaban y eran ellos mismos los que vendían y se encargaban de la entrega de los pedidos. Y hasta cuando se rompía una máquina, eran también los que la arreglaban.

Pero hoy, mirando hacia atrás, Arnaldo, recordando a su hermano y en compañía de sus hijos y sobrinos, se muestra orgulloso por el trabajo realizado durante tantos años. Espera ansioso la nueva etapa de expansión que comenzarán en el parque industrial.

El portal de negocios más leído!