www.clavesdigital.com.ar

23.10

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

09.10.2018 Empresariales

El estratega está obligado a “hacer cosas” aun en la incertidumbre

El estratega está obligado a “hacer cosas” aun en la incertidumbre

El especialista internacional en estrategia corporativa Francisco Garrido considera que el empresariado argentino tiene muy pocas “habilidades metacognitivas” que le permitan enfocarse en cómo superar la sensación de que hay situaciones que no pueden mejorar.

¿Qué tipo de estrategas necesitan hoy las empresas? ¿Qué pasa con el empresariado argentino en torno a este tema? Francisco Garrido (chileno-español) es consultor internacional, profesor especializado en estrategia corporativa y por sus aportes al tema le concedieron el Doctorado Honoris Causa de la prestigiosa Lishui University (China). Estuvo en Córdoba invitado por el Círculo Profesional de Comunicación Institucional y Relaciones Públicas (Circom), que discutió el tema.

Un dato que lo sorprendió del país y que va en contra de la mirada a futuro que deben tener los estrategas: “En Argentina la gente se mantiene en la idea de que hay cosas que no se pueden resolver; si todos nos convencemos de que hay cosas que no se pueden resolver, seguramente nunca se van a resolver”.

– ¿Quiénes son las personas estrategas dentro de las empresas?

– Los estrategas son mujeres y hombres que inciden en el futuro de la compañía. En la toma de decisión es fundamental esa declaración, esas personas que deciden pueden afectar esa posibilidad de futuro. Los mandos altos son los que toman las decisiones que son estratégicas.

-¿Qué características deben tener hoy los estrategas de empresas en Argentina?

– En el caso de las empresas locales creo que tienen algunas pequeñas diferencias,, como pasa en todos las empresas y países del planeta, cada uno tiene algún rasgo cultural, identitario. Lo que diría primero es que lo que tienen en común con un buen estratega de Asia, de Estados Unidos, Europa o de donde sea, es que tienen que desarrollar habilidad de pensar de manera crítica, creativa y metacognitiva, que significa pensar en cómo estamos pensando.

He podido conocer algunos rasgos y particularidades del pensamiento del empresariado argentino, creo que tienen una mirada sobre el propio país que cumple con las condiciones de ser una mirada crítica.

Quizás cumple menos con la mirada creativa, y a veces cumple muy poco con lo que es la mirada metacognitiva, que es cómo hacer para salir de esta sensación de que hay situaciones que no podemos mejorar. Algo que veo en común desde hace 10 años en Argentina es que la gente se queja de unas ciertas condiciones de escenario, de cosas que pasan o que nunca terminan de pasar.

Pero, lo que sí es cierto es que los que cambian el planeta y las posibilidades son los empresarios y las personas que toman decisiones, independientemente del nivel de incertidumbre. Nunca vamos a tener nivel de incertidumbre cero, eso sólo ocurre cuando las cosas pasan. Mientras tanto, la gente, y sobre todo los empresarios, tienen que tener en claro que son ellos los llamados a cambiar las condiciones y por tanto significa hacer cosas aun cuando haya incertidumbre.

– En situación de crisis los empresarios suelen decir que son pilotos de tormenta. ¿Los estrategas tienen que tener esa condición o tienen que enfocar más allá de la coyuntura?

– Tiene que ser una persona con disciplina sobre el promedio. Una mujer o un hombre que son estrategas de compañías tienen la obligación de mirar el futuro y anticiparse, independientemente de que nos toque un mar que nunca está en calma. Si, por ejemplo, ya es es estructural que en Argentina vivimos con incertidumbre o en ciclos de crisis constante, entonces tenemos que incorporar eso en el estado de resultado. Entonces, diseñamos sabiendo que eso nunca va a dejar de ocurrir y eso nos hace ser más resilientes. La cuestión es cómo salimos de ahí con nuestras posibilidades y cómo construimos considerando que esas son las condiciones.

– ¿Considera que hay un déficit de estrategas en las empresas argentinas?

– Lo que me pasa en Argentina, desde el tiempo que llevo viniendo -estuve en Buenos Aires, Mendoza y por primera vez en Córdoba-, es que veo como un viaje en el tiempo, que desde hace 10 años ya no veo demasiados cambios estructurales pero la gente se mantiene en esta idea de que hay cosas que no se pueden resolver. Eso me sorprende porque si todos nos convencemos de que hay cosas que no se pueden resolver, seguramente nunca se van a resolver. Lo principal es que la gente entienda que para que el cambio ocurra tenemos que modelar un cierto futuro y ese modelamiento nos va a llevar también a modelar nuestras conductas y creer que las cosas sí se pueden hacer. La gente que trabaja en la empresa y que no toma decisiones de alguna manera vive con la lógica de ver para creer. En cambio, el estratega vive con la lógica de crear para creer, tienes que crear cosas para que quizás en 10 ó 20 años la gente te crea cuando las vea hechas. Es una tarea más difícil pero es la forma en que funcionan las estrategias en el mundo entero desde hace 2.500 años.

Fuente: Comercio y Justicia

El portal de negocios más leído!