www.clavesdigital.com.ar

19.01

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

02.01.2019 Empresariales

Fotos diferentes

Fotos diferentes

Ariel Breppe, un comunicador social que emprendió un negocio muy original. Diseñó unas cabinas fotográficas “Photomaton” para ofrecer en eventos. Llegó con su esposa hace nueve años desde Guatemala, a donde se habían mudado por cuestiones laborales. Volvieron a la Argentina con miles de proyectos y entre ellos estaba la idea de armar estas cabinas. Una costumbre utilizada en aquel país y que aquí no estaba tan desarrollada. Fue creciendo con los años, tanto que tuvo que armar una franquicia para llevar su producto a diferentes puntos del país.

El servicio que ofrece es una parte importante de las fiestas y se considera como la evolución del souvenier. “Antes, de las fiestas te llevabas algún elemento, ahora te llevas una foto impresa en donde queda estampado el buen momento que viviste”, dice Ariel.

Es parte de la revista Guía de Franquicias, hecho que le abrió puertas y ayudó para que le llovieran demandas sobre el producto. Está en la lista de las franquicias “low cost”, porque son de bajo costo. “Este producto lo que hace es sumarle un ingreso a la gente. La mayoría de nuestros franquiciados tienen otros trabajos y esto es como el extra que te hace falta. Los clientes son en su mayoría jóvenes, no es necesaria una gran inversión. Es de bajo costo porque no genera gastos fijos y se puede trabajar por redes sociales”, comenta.

De vuelta al pago
“Nos volvimos al país y teníamos este proyecto que había desarrollado un amigo en Guatemala. Lo que hicimos fue comprar la licencia y patentar la marca, hasta que un día decidí llevarlo adelante.

Empecé a recorrer los salones ofreciéndolo y nadie sabía que existía. Pero un día me llamaron de Royal House y me dicen: “hay un cliente al que le interesa, es para este sábado”. Armé todo y fuimos. Ese fue el inicio de una carrera que no paró. 
Lo sorprendente fue que comenzaron los pedidos de otras provincias: Catamarca, Santiago del Estero, etc. Fue el boca a boca la mejor publicidad. La demanda era tan importante, a tal punto de desbordarme. Era una locura viajar a Catamarca por ejemplo, por dos horas. En ese momento decidí planificar de otra forma el negocio. Me asesoré con una consultora de Córdoba y surgió la posibilidad de armar las franquicias”, afirma Ariel.

Hoy tiene franquicias en Rosario, Buenos Aires, Río Gallegos, Calafate, Comodoro Rivadavia, Caleta Olivia, Puerto Madryn, Trelew, Santiago del Estero, Córdoba, Alta Gracia, Resistencia, Corrientes, Posadas, La Breñas, Azul, Zárate. A sus franquiciados le entrega una cabina en comodato para que la puedan trabajar y así también la marca y todo el soporte técnico, diseño y el know how que se necesita para llevar un emprendimiento de este tipo. A cambio recibe un canon mensual.

En la ciudad explota varias cabinas y cuenta que tiene hasta cinco eventos por fin de semana. “Se trabaja con fechas reservadas con mucha anterioridad, aunque este año es particular. Pero lo importante es que hoy se festeja mucho más que antes. Se celebran todos los cambios de década. Es más, muchos antes viajaban, pero por el aumento de los costos deciden festejar y toman la cabina como un plus especial para la fiesta”.

Los cambios que cada vez son más vertiginosos lo hacen tener que adaptarse y agregar algo nuevo. Y en este sentido surgió el “espejo photomaton”, con animaciones y mensajes que se suben a las redes sociales. “Hoy vivimos en la generación de la imagen y los chicos nos van demandando constantemente cosas nuevas”.

Pero a pesar de los avances tecnológicos, las cabinas fotográficas siguen siendo muy solicitadas. Y es que aunque a través de los teléfonos pueden tomarse algunas selfies, nada como posar para tener las fotos más divertidas en una cabina fotográfica.

El portal de negocios más leído!