www.clavesdigital.com.ar

26.06

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

03.01.2019 Vida y Estilo

Patagonia Viva

Patagonia Viva

Conocer la Península Valdés no te insume tanto tiempo y te deja muchas sensaciones y recuerdos imborrables. Se puede acceder por ruta o por avión hasta Trelew, con varios vuelos desde Córdoba. No hay excusas para no conocer este paraíso natural.
  
Lo ideal es hacer base en Puerto Madryn, ciudad moderna, con buenos y variados servicios turísticos y una costanera imperdible. Recomiendo desayunar en uno de sus paradores con el mar besándote los pies, por efecto de la marea alta. La vista de la ciudad y la bahía desde el monumento al Indio Tehuelche es imperdible. Es que la meseta patagónica nos permite observar la costa del mar desde distintas alturas, sumando belleza al lugar. Los distintos tonos de la tierra, combinados con un cielo casi siempre poblado de nubes y el especial color del mar, hacen una paleta prodigiosa de la naturaleza.

A 130 kilómetros de Madryn esta Punta Tombo, una de las principales y más numerosa colonia continental de cría de pingüino de Magallanes. Allí podes recorrer varios metros de pasarelas en medio del bello paisaje costero y caminado entre las parejitas de pingüinos que en septiembre vienen a aparearse y procrear a estas tierras. Siempre al mismo lugar, llegan después de recorrer miles de kilómetros en el mar. Volver de allí a Madryn y pasar a tomar el té de las 5 en Gayman es una experiencia única. Recomiendo no almorzar antes porque la propuesta de las tortas, dulces y scones es enorme. Un pueblo detenido en el tiempo y con toda la cultura de sus fundadores representada en sus casas y costumbres.

Por supuesto que la experiencia más deseada es ver las ballenas, animalitos enormes y curiosos que también se acercan a esta costa en una determinada época del año, pues en estas aguas templadas y protegidas se producen tres acontecimientos importantes de su vida: la reproducción, el nacimiento y los primeros cuidados de sus crías. Hacer el avistaje desde los barcos que zarpan desde Puerto Pirámides es una hermosa experiencia. Pero es más espectacular verlas desde la misma playa El Doradillo, a pocos kilómetros de Madryn. Nos pasamos horas mirándolas jugar a pocos metros de la costa, en medio de un paisaje simple, pero sublime.

Nuestro país está lleno de lugares impactantes. Quizá por eso este sitio es uno de los últimos que decidí conocer, porque no deslumbra antes de estar allí, pero una vez que llegas a este rincón de nuestra enorme Patagonia, siempre querés volver. Es una experiencia que trasciende lo paisajístico, lo turístico, una vivencia muy cercana a la naturaleza, a la vida, a lo que nos rodea y muchas veces, desde nuestra rutina diaria, no valoramos.

No te pierdas conocer este lugar. Es un privilegio como argentinos tenerlo tan cerca.

Tips: En Madryn tenés que conocer el moderno museo Ecocentro que te permite entender mejor la fauna del lugar y cenar o almorzar en El Náutico. Y si vas en auto, recomiendo hacer noche en Río Colorado en la Maison Gerber. Una casa de familia acondicionada para recibir huéspedes de paso. Simple, con excelentes habitaciones y un desayuno servido por la dueña, imperdible.

Alberto Costa

El portal de negocios más leído!