www.clavesdigital.com.ar

25.04

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

11.02.2019 Vidriera

Estiman la producción agrícola en 125,9 millones de toneladas, aunque advierten por el clima

Estiman la producción agrícola en 125,9 millones de toneladas, aunque advierten por el clima

El Servicio Meteorológico Nacional indicó que enero trajo excesos de agua “extremadamente fuera de lo normal”, lo que hace que las previsiones sean difíciles de realizar. El instituto esbozó escenarios con alzas y bajas de entre 5% y 10%, es decir, con resultados de entre 115 y 136 millones de toneladas.

Un informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea pone el foco en lo poco predecible que se está comportando el clima y, en ese sentido, la incidencia que podría tener sobre el resultado de la actual producción agrícola.

Según se indicó, enero ha registrado lluvias “extraordinarias”, muy por encima de las normales, en buena parte de la región agrícola del país. Este fenómeno ha causado anegamientos y pérdida de área sembrada (o a sembrar) en ciertas zonas, en particular del sudeste de Córdoba, el centro-sur de Santa Fe y el norte de Buenos Aires.

En estas áreas, el exceso de agua era muy importante a fines de enero, “extremadamente fuera de la normal”, según las estimaciones del Sistema Meteorológico Nacional (SMN).

Los especialistas sostienen que se está frente a un evento “niño débil” que al combinarse con otros genera fenómenos contrapuestos de gran intensidad. Es decir, parecería que el clima de esta campaña es muy poco predecible, y se mantendría elevado el riesgo climático hasta el fin del ciclo.

En ese contexto, las primeras estimaciones de producción hacen referencia a una mayor área sembrada con maíz y soja respecto a la de la campaña pasada, a pesar del exceso de lluvias.

En efecto, el último informe (enero) la Secretaría de Agroindustria trabaja con un área de 9,35 millones de hectáreas de maíz (2,3% más que en la campaña anterior) y de 17,5 millones de hectáreas de soja (1,7% más).

La evolución del clima determinará qué porcentaje del área sembrada se termine cosechando y también la productividad media de los lotes.

Hay estudios que muestran que los efectos del “niño” sobre la agricultura son, a priori, favorables, aunque también indican que no hay “dos niños iguales”. Con estas consideraciones, se proyecta una producción base de 125,9 millones de toneladas para todo el actual ciclo productivo, considerando siete cultivos principales (trigo, maíz, sorgo, girasol, soja, maní y cebada), que surge de aplicar rindes normales a toda el área sembrada con los cultivos estivales y que implica un incremento de 26% respecto del ciclo previo.

A su vez, en función de la volatilidad que muestra el clima, el Ieral definió cuatro escenarios adicionales (sólo para los cultivos de verano), dos con rindes medios inferiores a los normales (con caídas de entre 5% y 10%), que reflejarían una situación donde se agudizan los excesos hídricos, y dos con rindes medios superiores (con incrementos de 5% y 10%), que serían aquellos casos donde el clima acompaña favorablemente, permitiendo a los cultivos expresar mejor su potencial.

Estos cuatro escenarios terminan determinando un rango de producción de entre 115,7 millones y 135,9 millones de toneladas, que podrían generar ingresos en torno a los 33.798 millones de dólares, es decir, superando al ciclo pasado en 5.409 millones de dólares, considerando un escenario base para el valor de la producción agrícola (VPA).

Fuente: Comercio y Justicia

El portal de negocios más leído!