www.clavesdigital.com.ar

18.09

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

12.06.2019 Economía y Negocios

La pérdida del poder adquisitivo desde 2018 puede llegar a 20 puntos

La pérdida del poder adquisitivo desde 2018 puede llegar a 20 puntos

Con base en las negociaciones salariales y la suba inflacionaria, el Consejo Profesional de Ciencias Económicas adelantó que este año no habrá recuperación de los haberes. Sí generó expectativas respecto del resultado que tenga en el consumo el reflotamiento del Ahora 12

Un análisis de la situación coyuntural de la economía argentina, presentado por la Comisión de Economía del Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE) de Córdoba, puso en el centro de atención la realidad con la que deben lidiar los asalariados desde el año pasado.
Así, explicó que la devaluación más intensa de 2018 empujó la tasa de inflación que aún persiste en cifras elevadas en los primeros meses de este año, lo que “indudablemente” generó un impacto en el salario real de los trabajadores en relación de dependencia.

En la presentación que presenció Comercio y Justicia, la economista Mary Acosta, integrante de la Comisión Asesora del CPCE, alertó: “La inflación núcleo se mantiene sostenida lo que implica un mayor desafío a la hora de controlarla”.

“Los salarios en 2018 no pudieron recuperar la pérdida de poder adquisitivo luego de las negociaciones paritarias, y para este año la pauta sugerida por el Gobierno es de alrededor de 28%, por lo que, si tenemos en cuenta una inflación acumulada para este año de 40%, en dos años la pérdida del poder de compra de los haberes será de alrededor de 20 puntos”, explicó Acosta. Agregó que es por ello que en muchas de las negociaciones ya cerradas este año se acordó cláusula gatillo o revisiones más acotadas en el tiempo de las que se estaban pautando.

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) en tanto, marcó que producto de esta crisis económica, Argentina pasó de tener el mejor salario mínimo de la región medido en dólares, a ocupar el séptimo puesto.

Según refirió, el desplome en los últimos tres años y medio lo llevó a casi U$S270. Así, indicó que el salario mínimo, vital y móvil pasó de los U$S580 dólares a los U$S271 actuales. La caída fue de alrededor de 53%.

En este sentido, el documento de la UNDAV demostró que con la retracción se compra menos cantidad de pan (-78 kg), leche (-150 lts), arroz (-154 kg), queso (-19 kg), huevos (-86 docenas), carne (-30 kg), pollo (-70 kg), y agua (-173 lts).

“Entre diciembre de 2015 y mayo de 2019, Argentina se convirtió junto a Venezuela en los únicos dos países de la región cuyos salarios mínimos perdieron capacidad de compra en todos los alimentos esenciales analizados”, remarcó el observatorio.

Al respecto, el CPCE reconoció que el impacto final de la recesión se da en el consumo que, hasta el primer trimestre no mostraba reacción.

Sin embargo, generó expectativas respecto de las medidas anunciadas por el Gobierno nacional, como la baja en la tasa de interés del programa de fomento Ahora 12 o el esquema de subsidios para la compra de autos 0km.

José Simonella, presidente del CPCE, planteó que tanto los planes de cuotas como los créditos de Anses impulsarán el consumo. También consideró que jugará a favor el freno a la suba de tarifas.

“La estabilidad del tipo de cambio también juega un rol importante para aquellos que tienen la posibilidad de gastar, porque ahora pueden tomar decisiones que postergaban debido a la incertidumbre”.

En este sentido, se animó a adelantar que, “si no hay ruido externo, se puede sostener la estabilidad cambiaria hasta las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). De ese resultado podría haber derivaciones”, indicó.

Menos puestos de trabajo
Por otra parte, el consejo analizó el impacto de la recesión en el nivel de empleo. En el caso del registrado, remarcó que hacia el tercer trimestre de 2018 las mediciones comienzan a ser negativas y todavía se mantienen en esa tendencia.

“Sólo los asalariados de casas particulares muestran un alza y estabilidad en ese período, lo que no quiere significar que haya más trabajo necesariamente, sino que haya mayor registración”, se aclaró e indicó: “En la variación interanual entre marzo del año pasado y marzo de éste, sólo se observa una mejora en asalariados de casas particulares y empleados públicos; en ese lapso se perdieron unos 270.000 puestos en total”.

En la comparación por sectores, el único con variación positiva es el primario, poco demandante de mano de obra. La industria tuvo el mayor descenso en términos absolutos.

El portal de negocios más leído!