www.clavesdigital.com.ar

26.01

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

13.01.2021 Visto y Oído

Cocinando por el mundo

Francisco Picca, un villamariense de tan solo 27 años, pero que cuenta con una gran trayectoria y experiencia. Vive en Abu Dhabi, la capital de Emiratos Árabes Unidos. Es cocinero, trabaja en un restaurante francés en ese país. Sirven comida internacional y sobre todo francesa.

Francisco terminó sus estudios secundarios en el Instituto Rivadavia y comenzó a capacitarse en la carrera de chef. Cuenta que no viene de una familia con tradiciones en la cocina, pero que siempre le inquietó cocinar.

Mientras estudiaba trabajó en algunos comedores de la ciudad. Con tan solo 19 años decidió probar suerte y se fue a Lima (Perú) a vivir y trabajar allí en un restaurante como mozo, mientras tanto se capacitaba y perfeccionaba.

De Perú volvió al país y se instaló en Córdoba para seguir capacitándose. Comenzó a trabajar en El Papagayo, un comedor de la Capital Cordobesa, pero su espíritu inquieto lo llevó para otros lados y fue así que en 2015 viajó a Francia y se quedó por más de siete meses. Estuvo en un restaurante en el sur de ese país en uno de los lugares más importantes, ya que cuenta con una estrella Michelin.

De espíritu libre y siempre buscando más y más es que volvió al continente americano y se radicó en Brasil, más precisamente en Río de Janeiro. Allí ingresó en la cocina del prestigioso Lasai, quien integra la lista The Worlds 50 Best Restaurants.

Estando allí conoció a un compañero de Turquía quien trabajó un tiempo con él, pero que luego decidió volver a su tierra. Al pasar los meses Francisco se contacta con él. Éste le cuenta que estaba en Emiratos Árabes y que le envíe un curriculum para presentar en un restaurante de allí.  “Decidí enviarlo y así fue como hoy estoy aquí. El contrato incluye la vivienda y los gastos de servicios”.

“No extraño, la verdad es que nunca fui de extrañar, ahora con la pandemia un poco sí. Abu Dhabi es una ciudad increíble, pero si no tenés plata te aburrís. En donde estoy trabajamos con las temporadas de Francia. Es un país con veranos extremadamente calurosos.

Todos los productos se importan, vas al supermercado y está todo etiquetado. Naranjas de Sudáfrica por ejemplo. Incluso los ajos que consumimos vienen de España.

Es un lugar muy seguro en donde no hay robos. Por ejemplo podés contar plata en la calle y no hay peligro. Te olvidás un celular por ahí, volvés y está. La economía es muy buena y con el ingreso que tenemos vivimos muy bien. Podemos viajar a otros lugares ya que estamos cerca de diferentes destinos como India, Irán, Paquistán, Rusia, África”.

En cuanto a su población Francisco indicó: “Es un país de mucha inmigración, solo el diez por ciento de la población es local, el resto extranjeros: indios, filipinos, de Sri Lanka, entre otros. Con respecto a los nativos te diría que en su mayoría son millonarios, con mucho poder adquisitivo. Es más, sorprende lo que se ve, los autos, las construcciones, como se mueven y es muy difícil relacionarse con ellos. No se encuentran en la calle por ejemplo. Es muy particular la población.

Los salarios son muy buenos. Yo estoy en una franja de un salario que si lo llevo a pesos sería una fortuna. Acá es normal. Hay ingresos bajos también, pero no hay nadie pidiendo en la calle por ejemplo. Y los que ganan poco les dan vivienda y gastos pagos. No hay pobreza extrema, se puede ahorrar y enviar dinero a sus familias”.

Vive del otro lado del planeta, en un país muy diferente al nuestro en cuánto a economía, cultura y religión. Pero hay algo por lo que han escuchado y hablan de la Argentina “la gente no sabe identificar el país en el mapa, ni si es una isla o no. Te tratan muy bien pero realmente solo nos conocen por Maradona y Messi”.

A pesar de recorrer el mundo y vivir diferentes culturas, Francisco cuenta que su sueño es poder tener un restaurante aquí en Villa María, su ciudad, la que lo vio nacer. Un lugar en donde se pueda cocinar con productos netamente locales, destacando las temporadas, usando en la cocina productos originales, por ejemplo champiñones o peces del río Ctalamochita. “Usar ingredientes locales y darles el valor que realmente merecen. Pero creo que por ahora no será posible, por  cómo están las cosas. Me cuentan que las condiciones en el país no están dadas para abrir nuevos restaurantes”, comentó Francisco.

El portal de negocios más leído!